Reparación De Generadores Electricos

TEMA 33. ¿Qué importa más en una Instalación Eléctrica: la economía, la seguridad, o la estética?

CRITERIOS A ELEGIR…

Uno de los problemas de las instalaciones eléctricas es la decisión que debe tomar el instalador respecto del criterio a seguir en su construcción.

¿Cómo debe ser la Instalación Eléctrica?

Debe ser: económica, segura y con nivel de iluminación acorde a las necesidades específicas y a los estandares oficiales existentes. Puede haber más factores, de hecho los hay, pero lo que trato de plantear aquí es el problema de la elección ¿por donde debe irse un electricista?

ELECCION

Lo ideal sería respetar todos los criterios, si no completamente por lo menos parcialmente, pero en los hechos a veces esto resulta complicado, a menos que se dijera: economía “en donde se pueda”, estética “en donde se pueda” y seguridad “en donde se pueda”.

A continuación expondré mi punto de vista al respecto, -y es solo eso, una opinión-. Incluiré el aspecto de iluminación como parte de la Instalación…

1. Si la instalación es pequeña -menor de 3,000 Watts, me guiaría por el criterio de la economía, sacrificando estética y niveles de iluminación, pero teniendo en mente el aspecto de la seguridad, aunque prevalecería sobre este último la economía.

2. Si la instalación es mayor de 3,000 Watts y hasta -digamos- 5,000 Watts, trataría de equilibrar los factores principales, economía y seguridad, dándole un poco más de atención al aspecto de seguridad, y empezaría a tomar en cuenta el aspecto de la estética.

3. Si la instalación es mayor de 5,000 Watts y hasta -por ejemplo- 10,000 Watts, me inclinaría más por los aspectos de seguridad y estética por encima de la economía y buscaría aplicar el factor de niveles de iluminación requeridos en los espacios del proyecto.

4. Para una Instalación mayor de los 10,000 Watts, definitivamente desplazaría al último el aspecto de la economía y me guiaría por los aspectos de: seguridad, estética y niveles de iluminación acordes a los espacios. Trataría de equilibrarlos.

Claro que hay casos especiales en donde el cliente decide el criterio a seguir, también los hay en donde existen cargas especiales que rebasan fácilmente los 10,000 Watts y al que paga le importe un cacahuate el aspecto de la estética y de los niveles de iluminación. En estos “casos especiales” el electricista siempre estará sujeto a criterios ajenos. Igual existen casos para viviendas de interés social en donde el único criterio a seguir es el de la economía con la más elemental seguridad.